Sin Lugar a Dudas

Es muy bueno y santo recordar la Iglesia

Posted:

Nosotros no hemos llegado a ser cristianos por nuestra propia cuenta, hemos sido alimentados a través de la fe en medio del pueblo de Dios, esa es la Iglesia. Ella es la verdadera Madre que nos da la vida a través de Cristo”. Papa Francisco.

Me parece que las palabras del Papa Francisco describen lo que muchos católicos han experimentado en el transcurso de sus vidas- Que la Iglesia es nuestra madre espiritual que nos da la vida, nos alimenta con Cristo, y nos lleva al cielo a una vida eterna.

Como nuestro padre sugiere, para que seamos auténticos cristianos, necesitamos de la Iglesia, necesitamos las enseñanzas de la Iglesia para que nos guie por la verdad; necesitamos los sacramentos de la Iglesia y solo los que la Iglesia nos da; necesitamos el apoyo de la comunidad que comparte con nosotros nuestra visión y valores, una comunidad que esté con nosotros en las buenas y en las malas, en momentos de éxito y perdida, y en momentos de vida y muerte.

Para apreciar la gracia de la vida de la Iglesia, los católicos tienen la obligación de apoyar la Iglesia- con oraciones, envolverse personalmente y si-ayudando financieramente. Muchos católicos apoyan económicamente la Iglesia y muchos católicos son recordados a la hora de su muerte y ellos pueden ayudar de diferentes maneras. Podemos ayudar antes de morir y después. Leía yo en el periódico que había muerto una persona de la comunidad y decía así:

“Mary era una Católica devota y miembro de la Iglesia St. Thomas of Pittsburg por 93 años. Se graduó de la escuela elemental y de la escuela superior de St. Thomas. Era devota diaria del niño de Praga y de nuestra Santísima Virgen. Mary era muy activa en las actividades de su parroquia. Fue maestra de Catecismo por 58 años, fue ministro de la comunión, presidente del club de mujeres, miembro del consejo parroquial y tesorera. Los regalos que dejó Mary van a ser donados a la Fundación, “Save the Water Buffalo Foundation”. ¿Qué? Me pregunté, si la Iglesia era tan importante en la vida de Mary, ¿no sería apropiado que sus bienes le quedaran a su Iglesia que fue para ella el centro de su universo? ¡No me lo tomen a mal, talvez esa fundación es muy buena!

La otra manera de acordarnos de la Iglesia a la hora de nuestra muerte es hacer un testamento. Así de esta manera la Iglesia se ha beneficiado bastante ya que estas personas que han muerto, han dejado sus bienes a la Iglesia. Cuando decidimos dejar nuestros bienes a la Iglesia, existen muchas avenidas que se benefician. Por ejemplo las donaciones pueden ser para los trabajos de la diócesis y sus ministerios o para alguna parroquia o escuela. ¿Por qué es bueno y prudente recordar la Iglesia en sus planes finales? Bueno porque la Iglesia es una Institución divina fundada por Jesucristo para traer la salvación al mundo. Porque la Iglesia ha existido por dos mil años y seguirá existiendo por mucho más, hasta el final de los tiempos. Porque la Iglesia patrocina una variedad de actividades espirituales, caritativas, educativas y pastorales que son de beneficio para los miembros de la Iglesia así como para la comunidad. Y también porque la Iglesia es responsable, respetable, estable y es una organización que es transparente en todos sus recursos.

Claro que existen otras caridades seculares que también vale la pena apoyar- pero en los tiempos que vivimos, cuando la práctica religiosa se está perdiendo, es bueno recordarnos de nuestra Iglesia que nos ha recibido y ha sido tan buena con nosotros y dejarle nuestros regalos.

Darle a la Iglesia en el final de nuestra vida es un acto noble y bueno. Es una muestra del amor a Jesucristo y a su Iglesia; es un testamento de su fe y una bendición de Dios. El papa Francisco nos recuerda que la Iglesia “Es la verdadera madre que nos lleva a una vida con Cristo”. Entonces queridos amigos, a la hora de su muerte, o de un ser querido, por favor recuerde a su madre la Iglesia y Dios lo recompensará y le bendecirá.