Sin Lugar a Dudas

Octubre: Mes de los Santos

Posted:

Acabamos de comenzar el mes de octubre, un tiempo litúrgico precioso, no tanto como el Adviento o la Cuaresma pero es un tiempo especial para la iglesia. Aunque el tiempo para pedir a los santos es todo el año, me parece a mí que el mes de octubre llega con mucha devoción particularmente para los católicos en una forma especial.

Vamos a retroceder el tiempo a septiembre 29 cuando celebramos a los Arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael. San Gregorio el Grande decía en una de sus homilías que “Se les llama ángeles únicamente cuando llevan algún mensaje; los que proclaman los mensajes y son de una importancia suprema, se les llama arcángeles”. San Miguel, Gabriel y Rafael tuvieron una parte significativa en la historia de la salvación. ¿Qué Católico no ha escuchado o rezado la oración de San Miguel Arcángel, “defiéndenos en el combate...?

El primero de octubre es la fiesta de Santa Teresa del niño Jesús, una de las santas más populares que tiene la Iglesia Católica. Santa Teresa era una monja Carmelita que vivió en Francia a finales del siglo 19 y es conocida por su humildad y santidad. En su biografía ella escribió: “Oh Jesús mi amor, por fin escuché tu llamado. Tu llamado es amor. En el corazón de la Iglesia, mi madre, encontré el amor”. Santa Teresa responde pidiendo un signo, un regalo de rosas. ¿Tal vez usted ha recibido una rosa de Santa Teresa?

El siguiente día, octubre 2, es la Fiesta del Ángel de la Guardia. Muchos de nosotros recordamos haber aprendido acerca del Ángel de la Guardia en la escuela Católica o en el catecismo, y siempre nos dijeron que dejáramos un espacio en nuestro escritorio para que el Ángel de la Guardia, llegara y nos cuidara. Una imagen simpática, ¿verdad? Pero Jesús nos confirma que los niños tienen una protección especial con los ángeles cuando nos dice: “Cuídense, no desprecien a ninguno de estos pequeños, pues sus ángeles en el cielo contemplan sin cesar la cara de mi Padre en el cielo”. (Mateo 18:10). Y otra oración que los Católicos siempre rezamos: “Ángel de mi guarda, dulce compañía…..”

El 4 de octubre la Fiesta del Día de San Francisco de Asís, quien vivió una vida de acuerdo al Evangelio, una vida de pobreza, humildad y amor durante los siglos 12 y 13. En una de sus cartas Francisco escribió: “Tengamos humildad y Caridad. Demos nuestra limosna porque eso nos limpia nuestras almas de las manchas del pecado. El hombre pierde todas las cosas materiales de este mundo pero al final tienen su recompensa cuando da su limosna y es caritativo. San Francisco también es el patrón de los animales y del medio ambiente y sus esfuerzos han sido recompensados por parte del Santo Padre el cual tiene mucha admiración por él.

El 7 de octubre la Fiesta de Nuestra Señora del Rosario. Esta conmemoración fue establecida por Pio V en el año 1572 para celebrar el triunfo de la batalla Cristiana contra los musulmanes turcos durante la batalla de Lepanto. Esta victoria es atribuida a la santa Madre de Dios por muchos siglos y ha sido un método de oración muy ponderosa para los Católicos- una inspiración y auxilio. Como decía el Papa Juan Pablo II: “El Rosario de la Virgen María es una oración sencilla pero muy profunda y tiene un gran significado, y está destinada para traer muchos frutos de santidad”. ¡Cuántos padres y abuelos han encontrado Consuelo y paz cuando recitan el Santo Rosario!

Este año se celebra el año 500 del nacimiento de Santa Teresa de Ávila. Virgen y doctora de la Iglesia y celebramos su día el 15 de octubre. Santa Teresa nació en Ávila España, llegó a la Orden de las Carmelitas, después fue la responsable de su reforma y purificación. Muchos encontramos Consuelo en sus palabras cuando decía: “Que nada te turbe. Que nada te espante. Todo pasa. Dios nunca cambia. Todo pasa. Quien a Dios tiene nada le falta”.

El 19 de octubre es la Fiesta de los Mártires Norteamericanos, San Isaac Jogues, San John de Brebbeuf y sus acompañantes jesuitas que fueron asesinados y torturados por indios nativos en el siglo 17. En su diario spiritual san John escribió: “Jesús mi Señor y Salvador, ¿Que puedo darte por todos los favores que me has dado? La verdad, te prometo Jesús mi Salvador, que mientras tenga fuerzas nunca dejaré de aceptar la gracia del martirio”. El recordar a estos santos mártires, debería de inspirarnos a vivir una vida llena de valor cuando de nuestra fe se trata aunque eso signifique sacrificio y sufrimiento.

Y finalmente recordamos con gratitud y amor a un santo de nuestro tiempo, San Juan Pablo II, y su fiesta es el 22 de octubre. ¡Que dichosos hemos sido los que hemos conocido a esta gran pastor, fuerte, amoroso y valiente que cambio la historia de la Iglesia y del mundo! A pesar de los problemas y desafíos de nuestros tiempos, él nos hablaba muy insistentemente de la esperanza. Juan Pablo escribió: “Cuando el 22 de octubre de 1978, dije las palabras “no tengan miedo” en la plaza de San Pedro, yo no sabía lo lejos que me iba a llevar junto con la Iglesia…Y ¿porque no tenemos que tener miedo? ¡Porque el hombre ha sido redimido por Dios!.

¡Tantos santos, tantas historias que podemos contar de ellos en el mes de octubre! Es muy apropiado que la Iglesia durante esta época, nos ofrezca este gran regalo, ¡una gran cosecha de santidad!