Editorial

Demasiadas Iglesias…

Posted:

Algunos feligreses de la Iglesia San Francisco Javier Cabrini, han realizado una vigilia en su parroquia por un espacio de diez años, desde que anunciaron el cierre de la misma en el año 2005. Algunos de estos miembros han fallado en reconocer lo que está pasando y la realidad que vive la Iglesia Catolica en los Estados Unidos, especialmente en el Noreste que tiene una considerable plétora de parroquias étnicas.

A causa de la escases de sacerdotes y recursos, la ciudad de Boston tuvo que hacer cambios necesarios para reorganizar la reestructura de sus parroquias.

En la Diócesis de Providence, a donde quiera que vayamos vamos a ver una Iglesia Catolica, ya sea que vayamos a trabajar, a la escuela o hacer alguna diligencia, siempre vamos a ver el edificio de una Iglesia-algunas todavía tienen sacerdotes de tiempo completo. Una estructura drástica y dramática no es el plan del Obispo Tobin, y él siempre nos lo ha dejado saber.

El continúa animándonos a una conversión y a los sacerdotes a abrazar un inminente cambio necesario con ideas y planes. Como se nos ha informado anteriormente, la Diócesis de Providence está viendo un número de sacerdotes que está disminuyendo drásticamente.

Los que viajamos a distintas partes del estado y pasamos por diferentes iglesias, nos preguntamos, ¿Hay una crisis de vocaciones o demasiadas iglesias? La respuesta es, ambas, la las dos necesitan de nuestras oraciones y acciones. Ahora es el tiempo de trabajar y buscar una solución, aunque eso signifique un poco de sacrificio.

“Cumpliendo la voluntad de Dios: 3 nuevos sacerdotes”

La semana pasada el Obispo Tobin ordenó tres nuevos sacerdotes para servir la Iglesia de Providence. Los padres Joshua Barrow, Nicholas Fleming y Ryan Simas, los tres se pusieron al servicio del pueblo de Providence. Sus familias y los feligreses asistieron a la ceremonia desde el suelo de la catedral hasta llegar al Sacramento de la Santa Orden.

Las ordenaciones sacerdotales resaltan en cualquier iglesia. Son prueba de que Dios está haciendo su trabajo, llamando y sosteniendo estas consagraciones para toda la vida. Mientras que su ordenación es un signo de esperanza para la Iglesia de Providence, la verdad es que necesitamos más jóvenes como ellos. Ninguna Iglesia florece sin los santos sacerdotes.

Dios está haciendo un llamado a los jóvenes de Rhode Island a que respondan generosamente a su invitación a seguirlo. Sin estos sacerdotes la gente busca en vano el perdón de los pecados. Sin sacerdotes la Palabra de Dios se quedaría sin proclamar y no sabríamos como vivir y amar. Y más que todo, sin sacerdotes el hambre por el pan de vida se quedaría sin saciar.

La gente de Providence va ser servida muy bien por estos tres nuevos sacerdotes. Ellos están bien entregados a la fe Catolica y son muy trabajadores y comprometidos a la oración. Que Dios nos mande otros como ellos para que puedan pastorear a la gente del estado de Rhode Island.