EDITORIAL

Administración de Presidente Obama usa fondos públicos para abortos

Posted:

El Papa Benedicto en su reciente peregrinaje a Fátima se refirió al aborto como la amenaza más peligrosa e insidiosa que enfrenta el mundo de hoy.

Después de derrotada la Política de la ciudad de México y casi inmediatamente después de asumir la presidencia, la administración de Obama ha incrementado los costos a muchos grupos pro-abortos nacionales e internacionales. El presidente Obama ha escogido deliberadamente usar millones de dinero de los impuestos en un esfuerzo de aumentar los subsidios del gobierno de los Estados Unidos para pagar a la industria de abortos aquí y en el extranjero.

Bajo el disfraz de “planeación familiar” la administración de Obama ha sufragado sistemáticamente los fondos para las clínicas de abortos a través de todo el mundo. El Congresista Chris Smith (R-NJ) se ha enfocado en la muerte de tanto niño no nacido, en una conferencia de prensa reciente hecha por la oficina de Pro-vida de la Casa de Representantes de los Estados Unidos donde dice que: “Cuando Obama desechó la Póliza de la Ciudad de México, abrió las puertas para sufragar los fondos de los que pagan sus

Impuestos, para pagar de allí los abortos de la Federación Internacional de Planeación Familiar a nivel mundial”. En la conferencia de prensa, el Congresista Smith y otros representantes de Pro-vida revelaron detalles de un reporte de GAO que ilustra el incremento del tamaño de los fondos para organizaciones como Federación de Planeación Familiar de América y el Consejo de Popblación de los Estados Unidos y otros grupos pro-abortos.

Cuando se reunieron el Papa Benedicto y el señor Obama, el papa le entregó una copia del encuadernado en cuero de la encíclica caritas in Veritate. El presidente Obama le dijo al santo padre que estaba comprometido a reducir el número de abortos y de apoyar las alternativas. El presidente ha optado por ignorar la promesa hecha al papa, y esta administración solo ha incrementado los abortos a través de los subsidios generosos de millones de estadounidenses que pagan sus impuestos a los agentes de “la cultura de la muerte”.

El presidente Obama debería de leer nuevamente la carta tan profunda y fuerte de Caritas in Veritate. Esta vez el presidente debería de meditar muy profundamente examinando el asunto del respeto a la vida humana donde dice enfáticamente que, “cuando una sociedad se mueve hacia la negación o supresión de la vida, acaba sin motivación y energía para luchar por el bien de común” Después de leer muy detenidamente esta carta, tal vez el presidente Obama debería de ponerle atención en lugar de ignorar la sabiduría del pontífice y enfocar su energía y motivación por la lucha del “bien de común” no facilitando la destrucción de la vida de los inocentes no nacidos.